Te llamamos...

PREVENCIÓN DEL PIE DIABÉTICO

pies_5adentrodef

03 Ago AVANTIS SALUD | PREVENCIÓN DEL PIE DIABÉTICO

El pie diabético es un trastorno vascular que podrían sufrir las personas que padecen diabetes. Afecta a las arterias periféricas de los pies y en ocasiones puede ir acompañado de infección y alteraciones neurológicas, que significa daño en los nervios periféricos de los mismos. Este trastornose manifiesta mediante úlceras, las cuales se clasifican de menor a mayor gravedad y son la principal causa de hospitalización de las personas con diabetes. La amputación es la complicación más grave.

Lo ideal es seguir los consejos que se darán más adelante, además de cuidar los parámetros normales de glucosa en sangre ya que altos niveles mantenidos en el cuerpo comprometen la función inmunológica del mismo dificultando su mejoría.

El pie diabético puede englobar una serie de dificultades:

La neuropatía diabética, es aquella que origina una disminución de la sensibilidad de las extremidades. De esta forma, reduce la percepción del dolor por parte del individuo ocasionándole heridas sin ser consciente de ello.

La neuropatía autonómica, es la que altera la correcta hidratación de la piel favoreciendo la formación de grietas.

La alteración macrovascular, impide la correcta irrigación de los tejidos de las extremidades.

Finalmente, puede estar presente una alteración de la inmunidadcomplicando la cicatrización y aumentando el riesgo de infección.

Esto nos encamina a prestar especial interés en uno de los pilares fundamentales para este problema, como es tener una buena educación sanitaria sobre los cuidados de los pies en personas diabéticas, proporcionándoles la informaciónnecesaria tanto para la prevención de lesiones como para saber actuar en caso de presentar alguna alteración.

Nuestros pies están sometidos a un trabajo continuo, soportan el peso del cuerpo y a menudo van encerrados en el calzado. Para su correcto funcionamiento, los pies necesitan una adecuada circulación sanguínea, percibir muy bien las sensaciones y tener un correcto apoyo al caminar.

Por ello, se sugieren algunos consejos;examinarlos a diario buscando algún tipo de alteración especialmente en la planta, las uñas y entre los dedos.Se recomienda lavarlos todos los días con jabón neutro y agua tibia, además de secarlos sin olvidar los espacios interdigitales.Llevar a cabo una adecuada hidratación de los talones, los dorsos y las plantas de los pies utilizandocrema sin alcohol, esto beneficiaría a tener una piel más elástica con menos posibilidades de que se produzcan grietas o heridas. Vigilar los cambios del color de la piel ya que un pie frío, azulado o pálido puede indicar mala circulación, mientras que un aumento inusual de temperatura o el enrojecimiento puede tener relación con la inflamación de la zona o incluso una infección. A la hora de cortar las uñas, es aconsejable utilizar tijeras de punta redonda y limas de cartón. Además se deben cortar en recto y sobresalir 1 mm.Es importante que en caso de no poder cortarlas o presente alguna lesión previa, se acuda al podólogo.

En cuanto al calzado; el zapato ha de ser de piel, con cordones o velcro, la puntera redondeada con el talón ancho y bajo. Se indica llevar el pie siempre protegido a pesar de encontrarse en la piscina o playa.Los calcetines se recomiendan de algodón, sin costuras ni elásticos. Caminar diariamente debe convertirse en un hábito ya que así se activa la circulación sanguínea.Y aveces es necesario usar plantillas a medida si el médico o podólogo comentara que la forma de apoyar el pie no es la correcta.

Debido al alto riesgo de peligro, está totalmente desaconsejado; lavar los pies con agua caliente, dejarlos en remojo más de 5 minutos o frotarlos fuertemente con la toalla. Tampoco se aconseja poner crema entre los dedos debido a la humedad que se produce entre ellos. Cortarlas uñas con tijeras de punta o realizar un corte muy apurado, son situaciones que pondrían en riesgo la salud de los pies, así como llevar uncalzado muy estrecho u holgado que facilite rozaduras. Para terminar, esimportante no caminar descalzo, y está contraindicado llevar siempre el mismo zapato, así como quitar callos o ampollas utilizandocuchillasu otro artilugio similar.

Si eres diabético, te beneficiaría revisar tus pies con una frecuencia prudente, y si no lo eres, también. Nuestros pies son esa parte maravillosa de nuestro cuerpo capaz de trasladarnos a cualquier lugar. Cuídalos como se merecen.

Eduardo José Cabrera Hernández, enfermero colaborador.