Te llamamos...

LOS BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA

lactancia-materna

10 Oct AVANTIS SALUD | LOS BENEFICIOS DE LA LACTANCIA MATERNA

La lactancia materna es un período muy beneficioso para el bebé, pero también para la madre, como explicaré más adelante.

La leche materna es el mejor alimento para las necesidades nutricionales del recién nacido durante sus primeros seis meses de vida. Tiene todo lo que un bebé necesita para un crecimiento adecuado y lo ayuda a protegerse de enfermedades hasta que su sistema inmunitario termine de madurar. Se ha demostrado que los niños que toman leche materna desarrollan mejor su capacidad intelectual y tienen menos complicaciones de salud (alergias, obesidad, diabetes…) durante su vida que aquellos que no la toman. A partir de los seis meses y para prevenir la malnutrición, la leche materna se combina con otros alimentos propios para la edad del bebé que se introducirán progresivamente en su dieta. Lo ideal es mantener la lactancia durante un período mínimo de dos años, siendo recomendable sostenerla tanto como se desee.

 

Como dije al principio, dar el pecho también es beneficioso para la madre. Tras el parto, se recupera antes y previene enfermedades a largo plazo. Hay estudios que corroboran que la lactancia materna reduce la probabilidad de padecer cáncer de mama o de ovarios e incluso, disminuye el riesgo de sufrir depresión post-parto. También es una bonita experiencia entre madre e hijo que refuerza de manera especial los lazos afectivos entre ambos, además de la ventaja añadida que supone el ahorro económico para la familia.

 

Como consejos prácticos se recomienda amantar cuanto antes, si es posible desde el momento del nacimiento. El contacto con el cuerpo de la madre reduce la experiencia traumática que le supone al recién nacido salir al mundo real, además de favorecer el vínculo emocional madre-hijo. También se recomienda dejar que el bebé mame todo lo que desee y ofrecerle el pecho con frecuencia, ya que cuanto más mame más leche se producirá. Es aconsejable evitar los biberones o chupetes para no confundirlo y que reconozca el pecho como su único alimento en esta primera etapa.

Otros consejos efectivos son asegurarse de adoptar una buena postura que ofrezca comodidad para ambos, y no hacer la pinza con los dedos sobre el pezón. Para conseguir una buena toma es necesario que el lactante cubra gran parte de la areola del pezón y no sólo éste. Una manera fácil de cerciorarnos de que el bebé se está alimentando bien es observar que el labio inferior está hacia fuera y mueve las orejas mientras succiona. De este modo se consigue una toma satisfactoria y se evitan daños en el pezón. Es muy importante tener paciencia, sobre todo al principio, y no dudar en pedir ayuda al pediatra, enfermera o algún familiar con experiencia si fuera necesario. Recordar que es cuestión de práctica y que cada toma es diferente.

 

En conclusión, la lactancia materna es 100% recomendable; una experiencia que mezcla una buena dosis de salud y bienestar mutuo. En pocas palabras, un vínculo de amor tan intenso como beneficioso para madre e hijo.

 

Andrea Martín Martín, enfermera colaboradora.